Implantación del TPM para alcanzar la Excelencia

Por Mónica García. Consultora del curso Mantenimiento Productivo Total (TPM).

El Mantenimiento Productivo Total (TPM), más que una metodología, es una filosofía, una forma de trabajo y de vida dentro del ámbito industrial, que permite de forma sistemática mejorar y eficientizar todos los espacios de la empresa, tanto administrativos como industriales, con el objetivos de incrementar la productividad, reducir pérdidas y crear una cultura de mejora continua en la organización haciendo partícipes a todos los trabajadores de los logros conseguidos.

TPM crea una cultura corporativa que constantemente se esfuerza en eliminar pérdidas a través del solapamiento de actividades de pequeños grupos dentro de la planta. Con su implementación es posible alcanzar los tres 0: cero averías, cero defectos y cero accidentes, en base a 5 componentes estratégicos:

  • Creación de una organización corporativa que maximice la eficacia de los sistemas de producción.
  • Gestión de la planta con una organización que evite todo tipo de pérdidas (asegurando los cero accidentes, defectos y averías) en el ciclo de vida del sistema de producción.
  • Implicación a toda la organización, desde la alta dirección hasta los operarios de planta, en un mismo proyecto.
  • Implicación de todos los departamentos en la implantación del TPM, incluyendo desarrollo, ventas y administración.
  • Orientación de las acciones hacia las cero-pérdidas apoyándose en las actividades de los pequeños grupos.

TPM no es una moda, ni una inversión de un año, es la decisión de un cambio organizacional profundo y duradero que conlleva un programa de largo plazo, y a veces errores, que suponen marcha atrás y vuelta a empezar. Por ello, siempre que se inicia un sistema de este tipo, surgen las mismas preguntas: ¿Qué beneficios nos va a reportar esto? ¿Qué beneficios le va a traer a la empresa esta inversión? ¿Qué beneficio me va a generar a mí como gerente/director? ¿Cómo justificamos esta inversión?

Está demostrado que, en la mayoría de los casos, una buena implementación de TPM logra un alto impacto en la productividad, calidad, costos, inventarios, motivación del personal y seguridad. Asimismo, se destacan otros beneficios intangibles que se centran en:

  • Mejora del lugar de trabajo. Lugares de trabajos limpios y ordenados.
  • Mejora de los conocimientos, habilidades y la motivación de todos los empleados.
  • Incremento en el sentido de pertenencia de los empleados.
  • Cambio en la cultura organizacional.
  • Mejora de la comunicación y el respeto entre áreas.

La implantación del TPM requiere inversión y esfuerzo, es un camino largo, de trabajo en equipo, que requiere un alto compromiso de la dirección de la empresa, donde a veces se deben tomar decisiones difíciles, pensando en el bien común, pero sin dejar de tener en cuenta las necesidades individuales y el desarrollo humano. Es un camino apasionante de aprendizaje y pequeños logros diarios, que se mide en años, no en días y ni meses. De esta forma, se logran resultados extraordinarios sustentables en el tiempo, con una gran satisfacción para las personas que componen la empresa en todos sus niveles.

TPM conduce la organización a la obtención de productos y servicios de alta calidad, mínimos costes de producción, alta moral en el trabajo y una imagen de empresa excelente.

 

Iniciativas Empresariales