Internacionalización a través de Licitaciones Multilaterales

Por Karine Brück, consultora del curso Licitaciones Multilaterales, una nueva forma de internacionalizarse

Hoy en día, casi ninguna empresa cuestiona la importancia de internacionalizarse.  Esto se traduce en el aumento, año tras año, de las cifras de las empresas españolas presentes en los mercados internacionales, ya sea a través de filiales en otros países o a través de la participación en licitaciones internacionales financiadas por organismos multilaterales.

La internacionalización a través de Instituciones Financieras Multilaterales (IFM) permite exportar bienes, prestar servicios o realizar obras que serán financiadas o pagadas por organizaciones formadas y financiadas por un conjunto de países diferentes. La mayoría de los países desarrollados destinan parte de su presupuesto a la mejora de las condiciones económicas y sociales de países menos desarrollados. El objetivo común de todas las IFM es promover el desarrollo económico y social incrementando las capacidades reales de los países beneficiarios en los que actúan.

En un mundo globalizado, las cuestiones relativas al desarrollo son cada vez más complejas. En este sentido, la cooperación multilateral es primordial, permitiendo aunar los esfuerzos de los donantes individuales y coordinar mejor las actividades políticas. Además, los países contrapartes se benefician de una ayuda calificada de «no vinculante», lo que significa que pueden adquirir mediante los concursos de ofertas internacionales y bajo las condiciones más favorables los bienes y servicios que necesitan en el marco de los diferentes proyectos, ya que estos concursos están abiertos a todos los operadores económicos independientemente del Estado que aporte los fondos.

Por todo ello, las licitaciones multilaterales constituyen una forma de internacionalización muy interesante para las empresas que desean iniciar o consolidar su estrategia de internacionalización en otros mercados, dadas sus grandes ventajas:

La primera es la garantía total de pago, una gran ventaja dado el clima actual de crisis económica en las empresas. Aunque el proyecto se ejecute en cualquier parte del mundo, los pagos se reciben a través de fondos liberados por las organizaciones que lo financian.

Otra ventaja es la transparencia del proceso. Las reglas y los procedimientos que se siguen en la elaboración del proyecto, licitación y adjudicación del concurso, así como en el control de su ejecución son perfectamente determinados de antemano y pueden ser consultados en internet.

Por otra parte, la igualdad entre los concursantes es escrupulosamente respetada y, en el marco de todos los concursos, los participantes tienen que presentar en su oferta unos certificados cuya redacción varía según la institución considerada, pero que constituyen unos compromisos de no recurrir al fraude ni a la corrupción de ningún tipo para ganar el concurso al que se presentan.

Finalmente, otra gran ventaja, aunque intangible, es el prestigio que consiguen las empresas que ganan proyectos financiados por las Instituciones Financieras Multilaterales y los ejecutan correctamente.

Iniciativas Empresariales