¿Por qué necesitamos la Estadística para controlar los Procesos?

Por Alvaro Miró. Consultor del curso Control Estadístico de Procesos.

¿Por qué capricho de la naturaleza o de la tecnología, todos los que nos relacionamos con el control de calidad nos vemos casi obligados a incursionar en eso que llaman Estadística?

¿Para qué me servirá a mí, simple controlador de laboratorio, saber cuál es la probabilidad combinada de hallar dos bolas rojas y cinco verdes escondidas en dos cajones de un armario? Este interrogante, intencionadamente jocoso y bastante indefinido por cierto, tiene dos respuestas: no sirve para nada y sirve para todo. Ambas respuestas tienen su parte de verdad y de mentira, y todo depende  del marco de referencia en que  nos hallemos inmersos.

Como controladores y gestionadores de calidad que somos, nos estamos acostumbrados a trabajar con datos que producen los ensayos que llevamos a cabo sobre diferentes productos y procesos de elaboración en la planta industrial.

¿Alguna vez nos hemos preguntado por qué es necesario controlar los Procesos? ¿Será para evitar que nos hagan trampas en nuestra propia fábrica? o ¿será para mejorar la calidad, cambiando ajustes y regulaciones cada vez que un valor sobrepase a esos números “mágicos” cuyo nombre, nos han dicho, es el de límites o tolerancias? O ¿quizás será porque por razones Galácticas o Metafísicas de pronto todo el proceso podría colapsar, sumiéndonos, de no estar alertas, en un caos incontrolable?, etc., etc.

Creo que deberíamos atacar a la pregunta siguiendo un razonamiento simple:  “Si  toda vez que se controla un parámetro el resultado obtenido es correcto y  puede asegurarse la estabilidad en el tiempo de este resultado, entonces el control es innecesario y superfluo”.

Si entonces partimos de este indolente axioma, la respuesta a “¿por qué controlamos?” se cae de madura: “Controlamos porque no podemos ser tan temerarios, ni ingenuos, ni soberbios como para afirmar que todo proceso es naturalmente estable a través del tiempo”.

Esto, dicho en otras palabras se traduce a: “Controlamos porque existe la variabilidad“. Controlamos una variable porque desgraciadamente el valor del control anterior no es el mismo que el del actual ni lo será, muy probablemente, igual al del próximo control.

Es preciso demostrar que la variabilidad es estable en el tiempo y que el promedio es cercano al deseado, pero lo que se dice “demostrar” no es posible sino es a través de una serie de técnicas estadísticas combinadas: planes de muestreos, sistemas de control y seguimientos, tests estadísticos diversos, etc.

POR ESO NECESITAMOS LA ESTADISTICA!!!

“Quien se atreva a afirmar que un proceso se halla bajo control sin basarse en técnicas estadísticas, lo único que estará haciendo es una apreciación muy subjetiva y pobre de la situación, y de paso comprometiendo su experticia, prestigio e idoneidad, pero de ninguna manera estará demostrando que el proceso se halla bajo control.”

Iniciativas Empresariales